Antes de decidirse por una subrogación.

Las parejas que se plantean recurrir a una subrogación gestacional se encuentran con una serie de dudas: médicas, éticas, emocionales y económicas entre otras. Sin embargo, una de las cuestiones más importantes es la causa subyacente de la infertilidad que les obliga a considerar la subrogación como primera opción o si disponen de otros caminos para conseguir un embarazo saludable.

Una de las causas de infertilidad es el Síndrome de Asherman, una condición adquirida caracterizada por presentar adherencias y/o fibrosis en la cavidad uterina. Estas adherencias son causadas frecuentemente por una dilatación y legrado mal realizado después de un aborto, como consecuencia, el revestimiento del útero no puede regenerarse correctamente y volver a su estado normal  después de la menstruación.

El Síndrome de Asherman se puede manifestar de diversas formas: una de ella  es la endometriosis, o crecimiento de tejido endometrial  (tejido que forma el revestimiento interior del útero)  fuera de éste.

Las mujeres que han sido diagnosticadas de endometriosis y que tienen riesgo de adquirir el Síndrome de Asherman deberían investigar si realmente esta es la causa subyacente de la condición.

Mujer preocupada

Si éste síndrome es en efecto la causa de la endometriosis y por consiguiente de la infertilidad, las parejas que se planteen la subrogación, antes de hacerlo, deben considerar tratar el Síndrome Asherman y luego tomar la decisión de una subrogación.

El método tradicional usa la cirugía para reparar el tejido cicatricial y/o adherencias intrauterinas , ésta, es una operación difícil y delicada que requiere de profesionales con experiencia.

Como alternativa a la cirugía, ilaya ofrece un procedimiento  para tratar el Síndrome de Asherman usando células madre del cuerpo de la propia paciente (células madre adultas, no embrionarias), para ayudar a regenerar el endometrio. (Para más información sobre el método de ilaya, haga click aquí).

Los especialistas médicos de ilaya advierten que esta procedura no es compatible para todos los casos de Asherman, pero indican que ya ha ayudado a un gran número de mujeres a superar esta condición sin cirugía; muchas de ellas han llegado a lograr el embarazo de forma natural.

Si el tratamiento basado en células madre no resulta exitoso y la pareja decide recurrir a un programa de subrogación con ilaya, les descontaremos el coste del tratamiento del Síndrome de Asherman del programa de maternidad subrogada.

En definitiva, las mujeres que buscan una subrogación deberían investigar las cuestiones siguientes:

  • ¿La infertilidad es causada por endometriosis o síndrome de Asherman?
  • Si la causa es la endometriosis, ¿es el Asherman la causa subyacente?
  • Si el diagnóstico es Asherman, reuno las condiciones necesarias para el tratamiento con células madre de ilaya?

Si las respuestas son sí, antes de comprometerse con una subrogación sería oportuno considerar si el tratamiento no quirúrgico de ilaya puede permitirle lograr un embarazo de forma natural con su pareja.

Para más información sobre el tratamiento para el síndrome de Asherman de ilaya y nuestros programas de subrogación gestacional, haga click aquí para ponerse en contacto con nosotros.